30 años del criminal hundimiento del Almirante Belgrano

Posted on 4 mayo 2012

0


Uno de los muchos homenajes en memoria de los 323 marinos argentinos asesinados en el hundimiento criminal del Almirante Belgrano.

El pasado 2 de mayo se cumplía el 30 aniversario de uno de los muchos y habituales actos criminales de guerra, y de paz, que Inglaterra acostumbra a cometer.

Se trata del hundimiento por parte del submarino nuclear HMS Conqueror del Crucero ARA Almirante Belgrano.

La orden de hundir al Crucero A.R.A. “Gral. Belgrano”, emanada directamente de la ex-primer ministro británica, Margaret Thatcher, supuso la utilización de métodos y medios que causaron males y sufrimientos innecesarios a su tripulación; no se dio aviso previo al lanzamiento de los torpedos, ni ultimátum, no se consideró que el buque no entrañaba peligro militar, el Submarino H.M.S “Conqueror” abandonó la zona dehjando desamparados y sin intentar el rescate de los náufragos, ni avisar a los buques argentinos que podían asistirlos, ni a organismos humanitarios como la Cruz Roja Internacional.

Solamente se alejó de la zona a toda máquina, como la nave pirata que era. De hecho el capitán del submarino, al volver a base, izó la bandera pirata Jolly Roger, que representa para la Royal Navy el símbolo histórico del hundimiento de buques enemigos.

Si bien era un buque militar, el Crucero A.R.A. “Gral.Belgrano”, por su ubicación, finalidad, poder de fuego, inferioridad respecto al submarino nuclear que lo persiguió durante más de treinta horas, no puede ser considerado en el momento de su hundimiento como objetivo militar preciso. Mucho menos podía preverse la limitación de sus efectos, que fueron terribles en pérdidas humanas, y que aún podrían haber sido mayores, si no fuera por la pericia de sus tripulantes.

La zona de exclusión militar declarada unilateralmente por el Reino Unido de Gran Bretaña funcionó como un bloqueo notificado a la república Argentina cuando se iniciaron las hostilidades. En base a él, la conducción política y militar argentina delimitó el Teatro de Operaciones Malvinas (TOM). Dicho bloqueo estaba vigente cuando se ordena el ataque al Crucero A.R.A. “Gral. Belgrano”, buque que había ingresado a la zona de exclusión, pero que al momento de su hundimiento estaba fuera de ella, como todo el mundo reconoce -salvo fugazmente el canciller Di Tella-. Gran Bretaña no notificó cambios a la República Argentina, ni a los países neutrales, ni a las Naciones Unidas, que modificaran el bloqueo original. El ex- ministro de defensa británico, Sr. Pym, aconsejó a su jefa notificar a la República Argentina sobre la modificación de la zona de exclusión o bloqueo militar, antes de proceder a atacar al “Belgrano”, lo que nunca se produjo.

El Parlamentario británico Tam Dalyell, formuló contra Thatcher la acusación concreta siguiente: “El cargo es que, en conjunto con el Secretario de Defensa y el Presidente del Partido Conservador en ausencia del Secretario de Relaciones Exteriores, el Primer Ministro de S.M., fría y deliberadamente dio la orden de hundir al Belgrano, sabiendo que una paz honorable estaba próxima y con el propósito -muy bien justificado- de que los torpedos del Conqueror hundirían el plan de paz”. La interpelación parlamentaria se produjo, profundizando las sospechas del acto criminal.

El 2 de julio de 2000, familiares de los caídos, denunciaron a Thatcher por el hundimiento del Belgrano. La ex primer ministro del Reino Unido fue acusada por los familiares de “homicidio calificado” ante el Tribunal Internacional de Derechos Humanos de Estrasburgo. En ese mismo mes, el supuesto tribunal de justicia rechazó el caso, dejando impune el crimen.

Anuncios