Benedicto XVI aplaude, en lugar de lamentar, el 150 aniversario de la “Unificación Italiana”

Posted on 17 marzo 2011

0


Tropas italinas masónicas asaltan Roma por la puerta Pía hace 150 años.

El papa Benedicto XVI dijo ayer que «la identidad nacional de los italianos, tan fuertemente radicada en las tradiciones católicas, constituye en verdad la base más sólida de la unidad política» de Italia. El Santo Padre envió un mensaje al presidente de la República, Giorgio Napolitano, con motivo del 150 aniversario de la Unificación de Italia, que se celebra hoy, y que le fue entregado por el secretario de Estado, cardenal Tarcisio Bertone.
En su carta, el Papa recordó a Napolitano que “el cristianismo ha contribuido de manera fundamental a la identidad italiana a través de la obra de la Iglesia, de sus instituciones educativas y asistenciales” (…) “y también mediante una riquísima actividad artística: la literatura, la pintura, la escultura, la arquitectura, la música”.
“Dante, Giotto, Petrarca, Michelangelo, Raffaello, Pierluigi da Palestrina, Caravaggio, Scarlatti, Bernini y Borromini son algunos nombres que han dado una aportación fundamental a la identidad italiana”, explicó el Obispo de Roma.
También citó a santos como San Francisco de Asís, a quien se le valora su contribución de “forjador de la lengua nacional”, o Santa Catalina de Siena, mujer que dio un estímulo formidable a “la elaboración de un pensamiento político y jurídico italiano”.
Benedicto XVI repasó igualmente nombres de católicos que apoyaron la formación del Estado Unitario tanto en el pensamiento político (Vincenzo Gioberti, Cesare Balbo), filosófico (Antonio Rosmini), así como en el literario (Alessandro Manzoni).
Recordó asimismo la aportación fundamental de los católicos italianos en la elaboración de la Constitución republicana de 1947.
“Si el texto constitucional -dijo- fue el fruto positivo de un encuentro y de una colaboración entre varias tradiciones de pensamiento, no hay duda de que sólo los constituyentes católicos se presentaron a la histórica cita con el preciso proyecto sobre la ley fundamental del nuevo estado italiano”.
Un proyecto madurado, según explicó el papa, en el interior de Acción Católica y en la Universidad Católica del Sagrado Corazón.
Benedicto XVI no pasó por alto los años 70, llamados “de plomo”, “años dolorosos y oscuros del terrorismo” cuando los católicos dieron su testimonio de sangre; “cómo no recordar, entre varias figuras, la de Aldo Moro y del profesor Vittorio Bachelet”.
En el largo devenir de la historia -reflexionó-, es necesario reconocer que “la nación italiana siempre ha apreciado el honor y el singular privilegio” de la situación peculiar por la cual está en Italia, en Roma, la sede del sucesor de san Pedro y, por tanto, el centro del catolicismo.
¿Y la unificación italiana hay que celebrarla? A parte de una guerra de conquista de los invasores piamonteses y su caterba de desarrapados masones contra el Papa, al que convirtieron en cautivo durante 70 años (hasta que Mussolini le devolvió la independencia política), y por la cual Pío IX excomulgó a todo católico que participase en política en el Reino masón de Italia, hubo posteriormente una guerra con el Reino e las Dos Sicilias, seguida del movimiento guerrillero bringantista, el cual fue erradicado cun una violencia y crueldad similar al de los revolucionarios franceses en La Vandeé, o de los rojos españoles en la zona republicana, en los años treinta. No en vano, los tres moviminetos tenían la misma inspiración.

Anuncios
Posted in: Europa, Iglesia, Italia