Rajoy pide al PSOE reconsiderar su posición de que Zapatero sea presidente

Posted on 17 febrero 2010

0


El líder del PP, Mariano Rajoy, emplazó este miércoles a los diputados socialistas, que invistieron hace dos años a José Luis Rodríguez Zapatero como presidente del Gobierno, a que “reconsideren su posición”. Según añadió, es necesario “un cambio” y “está en manos” de los socialistas que las cosas cambien. Al final de su intervención ante el debate monográfico en el Congreso sobre la situación económica, Rajoy expuso las tres alternativas que hay en este momento: la primera, que el jefe del Ejecutivo “rectifique a fondo” su política económica; la segunda pasaría por disolver las Cámaras, algo que no ve “factible” que haga Zapatero pese a que el PP, dijo, es una “alternativa dispuesta a gobernar”.
Y la tercera posibilidad la situó en la bancada socialista, en cuyas manos dejó la responsabilidad de cambiar al presidente del Gobierno. “La tercera es que ustedes, ya no me refiero al señor Rodríguez Zapatero, es que ustedes, que ganaron las elecciones y tienen una mayoría legítima en esta Cámara e invistieron como presidente al señor Zapatero, reconsideren su posición”, aseveró.
“AHORA CONOCEN” A ZAPATERO EN EUROPA
En su discurso, el líder de la oposición destacó la situación de “progresivo y alarmante deterioro” que atraviesa España debido a la “falta de rumbo” y la “improvisación” del Ejecutivo socialista, algo que, según dijo, ha llevado a ser “la comidilla” de los socios europeos.
“No es que ahora le miren en Europa con malos ojos, es que ahora le conocen. Y no busque conspiraciones ni chivos expiatorios, averigüe qué ha hecho usted para que inspire tantos recelos. Y no es España la que inspira desconfianza, es usted”, aseguró, para recalcar que España es “un país fiable” y una nación “seria” que “acepta los sacrificios cuando está bien gobernada”. “España es un país serio, el Gobierno de su señoría, no”, le espetó a Zapatero.
Rajoy censuró que Zapatero haya acudido este miércoles a la Cámara Baja a decir “lo de siempre”, es decir que la recuperación económica es “inminente” y que la creación de empleo está al “alcance de la mano”. Sin embargo, preguntó al jefe del Ejecutivo de qué “presume” cuando en este momento hay más de cuatro millones de parados y un millón de familias con todos sus miembros en situación de desempleo.
A su entender, “lo más grave” es la “pérdida de confianza” en la forma de actuar de Rodríguez Zapatero porque “no dice la verdad”, “niega la realidad con afán de engañar”, “no hace nada de lo que debe hacer” y se dedica a hacer “anuncios”. “Cada vez que viene las cosas están pero ¿para qué valen sus planes y para qué valen sus anuncios?”, interpeló, tras poner como ejemplo de ello la reforma laboral que adelantó el Gobierno hace un par de semanas. “Es un gesto más, amagar y no dar. Al final todo queda en palabras”, se quejó.
ZAPATERO, “ES EL RESPONSABLE”
Rajoy recalcó que, durante su mandato, a Zapatero en “ningún momento” le ha faltado el apoyo de una mayoría parlamentaria en la Cámara Baja y que “ha podido gobernar como ha querido”. “Y por lo tanto, es usted el único responsable de la actual situación”, exclamó.
Y respondió a la oferta de acuerdo lanzada por Zapatero en el Pleno recordando el PP le ha ofrecido hasta seis veces la posibilidad de ponerse de acuerdo para combatir la crisis y lo ha rechazado en esas seis ocasiones.
Es más, señaló que el pasado 30 de diciembre el propio presidente del Gobierno se escudó en las “diferencias ideológicas” que mantiene con el PP para rechazar cualquier acuerdo. “Ha aducido usted que nos separan diferencias ideológicas de fondo. Lo que nos separa de verdad son las diferentes actitudes ante la realidad”, proclamó.
Por eso, y dado que la “credibilidad” de Zapatero en este extremo está “bajo mínimos”, aseguró que la “condición previa” para que pueda liderar un proceso de acuerdo pasa por que “antes” recupere “la credibilidad perdida”. “Para continuar con las mismas extravagancias ideológicas, no les hace falta ningún pacto, se sobra y se basta con sus apoyos habituales”, resaltó.
Y a renglón seguido desglosó una serie de condiciones para que Zapatero recupere la credibilidad: que anuncie que deja sin efectos las subidas de impuestos; que se pone en marcha la decisión de no exigir el pago de IVA hasta que la factura esté cobrada; que esté dispuesto a acometer más reducción del gasto público del que ha anunciado y lo cifró en 10.000 millones el gasto de funcionamiento del Estado para este año.
A esas exigencias añadió la propuesta de disminuir en un 25 por ciento el número de altos cargos aprobada por el Parlamento “esta misma semana por mayoría” y le reclamó también que anuncie “aquí y ahora” que va a modificar “de forma inmediata la Ley General Presupuestaria para establecer techos de gasto y límites de endeudamiento a todas las administraciones públicas”. También le exigió una “verdadera” ley contra la morosidad.
Según Rajoy, si Zapatero hiciera eso “empezaría a dar algunas muestras de que se está tomando en serio las cosas” y entonces podrían empezar a hablar. Pero “si no lo hace y no rectifica, dada la situación, tiene que permitir que otros lo hagan”. “Ésta es la clave de la cuestión, es preciso que las cosas cambien pero quien lo impide es usted, que ni cumple con su obligación ni permite que otros lo hagan”, afirmó.
Zapatero reta a Rajoy a presentar una moción de censura “si tiene valentía”
Por su parte, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, retó este miércoles al presidente del PP, Mariano Rajoy, a que presente una moción de censura en el Parlamento “si tiene valentía”.
Además, en opinión del jefe del Ejecutivo, el líder popular ha puesto condiciones para pactar porque, dijo “no quiere dialogar ni llegar a acuerdos”.
“Hemos descubierto alguna cosa en el debate de esta mañana, hemos descubierto que la principal alternativa en la parte de conclusiones del señor Rajoy es que mis compañeros del Grupo Socialista hagan lo que usted no ha sido capaz de hacer durante dos veces porque ha perdido dos veces las elecciones conmigo: que es propiciar mi relevo”, apuntó Zapatero al inicio de su segunda intervención, tras escuchar al resto de los grupos.
Prosiguió, exclamando: “Vaya valentía política que tiene usted, pedir a mis compañeros que hagan lo que no ha sido capaz de hacer usted, que es ganar en unas elecciones y si tiene valentía no pida a mis compañeros que me retiren la confianza, si tiene valentía, si tiene coraje presente una moción de censura, eso es lo que hay que hacer”.
Zapatero también recordó que Rajoy había presentado una serie de condiciones “para el diálogo” y concluyó afirmando que el presidente del PP “ha puesto condiciones porque no quiere dialogar, ni llegar a acuerdos” y remarcó que esa es la diferencia entre el Gobierno y la oposición.
Con todo, insistió en que el Gobierno se empleará en conseguir que todos los partidos dejen de lado su “peores diferencias” para encontrar “puntos de encuentro” sobre políticas “sensatas y racionales” para “generar confianza” en el conjunto de la sociedad. “El Gobierno pide y reclama ese diálogo sin condiciones y con el máximo esfuerzo de generosidad”, recalcó, para buscar un “gran mínimo común denominador”.
Para ello, avanzó que el Ejecutivo convocará “en los próximos días” a todos los grupos políticos para que se reúnan con la comisión que se encargará del diálogo –Elena Salgado, José Blanco y Miguel Sebastián– y les presentará un “documento abierto”, con propuestas pero abierto a las iniciativas de otro.
DISPUESTO A ENCUENTROS PERSONALES
Además, Zapatero empeñó su “compromiso personal” con este proceso de diálogo y adelantó que “si es necesario” mantendrá encuentros personales con los líderes –el presidente ya habló el pasado fin de semana con el portavoz de CiU, Josep Antoni Duran Lleida–.
Una vez más, al finalizar su turno de réplica, pidió a Rajoy que, al margen de la batalla parlamentaria, acceda a participar en la mesa de diálogo, “no con condiciones, sino con propuestas”, asegurándole que todas ellas serán escuchadas y debatidas y que el Gobierno hará el máximo esfuerzo por incorporarlas.
Aunque reiteró su oferta de diálogo, el presidente lanzó duros ataques contra el líder de la oposición, al que acusó de “incoherencia hasta límites insostenibles” por sus propuestas económicas y de haber subido a la tribuna “sin pensar y sin preparar” su intervención. Entre protestas de la bancada ‘popular’, tachó de incoherente que Rajoy le reclamase una recorte del gasto público de 5.000 millones de euros y, a cambio, que deje que los ayuntamientos dediquen el nuevo fondo de inversión local, que asciende a ese importe, precisamente a gastos corrientes.
Les dijo además a los ‘populares’ que “no saben ni hacer los números”, porque Rajoy le pidió que redujera el gasto corriente de la Administración General del Estado en 5.000 millones y, según Zapatero, esa partida ni siquiera llega a esa cifra, sino que son 3.500 millones y en su mayoría para funcionamiento de Ejército, Policía y Guardia Civil.
En la misma línea, le recordó que un 80 por ciento de los empleados públicos son de ayuntamientos y comunidades autónomas, por lo que “una buena parte” de los gastos de personal de las Administraciones Públicas está en manos del PP. “No nos lo reprochemos unos a otros y hagamos juntos la tarea de reducir el défiti, o el debate no tendrá utilidad”, agregó.
Por otro lado, reclamó a Rajoy que no use como excusa las “diferencias ideológicas” que el propio Zapatero afirmó tener con el PP y puntualizó que él nunca ha dicho que ello impida llegar a acuerdos en política económica. De hecho, recordó que ya pactaron en otoño de 2008 los planes de apoyo al sistema financiero.
PIDE RESPONSABILIDAD HACIA LOS MERCADOS
El jefe del Ejecutivo dedicó también parte de su intervención a destacar la solvencia de las finanzas públicas españolas y a pedir a todos los partidos, “especialmente” al PP, un “esfuerzo nacional” para ser “responsables” a la hora de hacer declaraciones que puede influir en los mercados y para transmitir que España es un país “solvente y riguroso” que cumplirá su compromiso de reducir el déficit y que tiene un Tesoro sólido y solvente.
Zapatero le reprochó a Rajoy que hablara de “emergencia nacional” el día que la Bolsa cayó un 4 por ciento y le advirtió de que cuando él habla de “desprestigio internacional” de España desde su responsabilidad política “altísima” eso influye en “los que opinan” y en los gestores de fondos y en los inversores y, a la postre, perjudica a las grandes empresas españolas cotizadas.
Por eso, volvió a pedirle “responsabilidad” en este asunto, que consideró “perfectamente compartible” con que el PP le acuse a él personalmente de toda la crisis internacional “o de la de Lehman Brothers”, incluso con pedir a sus “compañeros” de partido que le “releven”.
Zapatero agradeció su disposición a dialogar de Duran Lleida y también del portavoz del PNV, Josu Erkoreka, al que le pidió que sea “una buena fábrica de idas” igual que en ocasiones lo es “de reproches”. A Erkoreka le aseguró que el Ejecutivo no improvisa, sino que sólo está cumpliendo con la hoja de ruta que marcó el 2 de diciembre, y al de IU, Gaspar Llamazares, le insistió también en que el Gobierno está siguiendo su rumbo y no desviándose a la derecha ni a la izquierda.

Anuncios
Etiquetado: ,
Posted in: España, Política