La Legión celebra su 89 aniversario con el deseo de mantener el espíritu del inicio

Posted on 21 septiembre 2009

0


El Tercio Gran Capitán I de la Legión, con sede en Melilla, ha celebrado ayer el 89 aniversario de su fundación, fecha que recuerda el alistamiento del primer voluntario, una celebración en la que se ha puesto de manifiesto la necesidad de mantener intacto el espíritu de sus inicios.
El Acuartelamiento Millán Astray, nombre uno de los fundadores de la Legión, junto con el Generalísimo Franco, ha sido escenario de una parada militar que ha estado presidida por el director de Personal del Ejército de Tierra, el general Francisco Ramos, y a la que han asistido las máximas autoridades civiles y militares, entre ellas el presidente melillense, Juan José Imbroda.
Como novedad al acto celebrado en otros años, un grupo de unos 80 civiles han aprovechado la efeméride para jurar bandera, juramento que han realizado con un beso a la enseña nacional.
Mujeres y hombres de diferentes edades han querido así mostrar su compromiso de servicio a España, en una fecha cargada de historia.
A ese deseo de mantener vivo el espíritu de los comienzos ha hecho referencia durante su alocución el jefe del Tercio, el coronel Fernando Ortiz Díaz-Hellín, quien resaltado la necesidad de seguir con la leyenda “en los albores del siglo XXI”.
“La leyenda continúa”, ha dicho el coronel, quien ha afirmado que, pese a los 89 años de historia, algo que no cambiará jamás es “el temple, la disposición y el espíritu de sacrificio de aquellos hombres de leyenda que permanece hoy en vosotros”.
Precisamente a esos nombres ligados a la historia de la Legión como el del teniente coronel Millán Astray, el entonces comandante Francisco Franco, Valenzuela o Suceso Terrero se les ha rendido esta mañana, antes del inicio del acto oficial, un homenaje en recuerdo de “tantos héroes anónimos”.
Como todos los años, el aniversario de esta unidad ha servido también para entregar las condecoraciones a aquellos soldados que durante el año han destacado en el ejercicio de sus funciones, así como para proceder al nombramiento del “Legionario de Honor”, que en esta ocasión ha recaído en el comandante jurídico José Carlos Cervera y en Pedro Martínez Flores.
Los legionarios han rendido un especial homenaje a sus compañeros fallecidos en acto de servicio y han colocado una corona de laurel a los pies del Cristo de la Buena Muerte, mientras los guiones y banderines, a los sones del “Novio de la Muerte”, hacían patente su recuerdo.
El acto castrense ha concluido con un desfile a pie de los soldados que han participado en la formación, en el que también ha tomado parte la cabra de la Legión, mascota ligada tradicionalmente a esta unidad.

Anuncios