AES denuncia la violación del derecho de los padres a velar por la salud de sus hijos

Posted on 12 mayo 2009

0


El Gobierno viola el derecho de los padres a velar por la salud de sus hijos y pone en peligro la salud de niñas y adolescentes, ha sido la respuesta oficial de Alternativa Española (AES) con relación a la nueva medida liberalizadora de los fármacos abortivos. AES estima que la medida es consecuencia directa de la legalización de estos fármacos y de la distribución gratuita por parte de muchos ayuntamientos y centros sanitarios, por lo que solicita la reversión de la medida y la proscripción de los fármacos abortivos.
Para los socialcristianos, la decisión del gobierno de dispensar sin control médico píldoras abortivas, usualmente conocidas como Píldoras del Día Después, constituye un avance más en la expansión de la “cultura de la muerte”. Considera asimismo que la liberalización de estos fármacos, que podrán ser suministrados a menores, constituye una violación del derecho de los padres a velar por la salud de sus hijos. “Esta medida, promovida por los ministerios de Sanidad e Igualdad, por Trinidad Jiménez y Bibiana Aido, nuevas madrinas de la muerte, anunciada para desviar las críticas a la gestión del gobierno, muestra cuál es el orden de prioridades del ejecutivo a la hora de hacer frente a los problemas que aquejan a los españoles”, señala AES.
El partido liderado por Rafael López-Diéguez señala por otra parte que la nueva iniciativa gubernativa es “la consecuencia lógica de un proceso que se inició con la autorización de este tipo de fármacos por los gobiernos populares, se continuó con la distribución de las píldoras gratuitas por parte de los ayuntamientos, con horarios específicos en centros de salud y dispensarios, tanto populares como socialistas, incluyendo a menores, y se cierra con esta medida”.
AES denuncia como falsa la tesis del Ministerio y del gobierno de que la medida contribuirá a que disminuya el número de abortos o de embarazos no deseados. “A lo único que contribuye es a incrementarlos sin que consten en la fría estadística de la muerte. Además, esta política contribuirá al incremento de enfermedades de transmisión sexual”, recalca la formación socialcristiana.
Por otra parte, AES recuerda que en varios ayuntamientos de Madrid, incluyendo el de la capital, se ha estado repartiendo estos fármacos, y que la Comunidad de Madrid ocupa el primer puesto en el número de abortos en España, “manteniéndose un crecimiento constante”.
AES alerta del peligro que correrá la salud de las niñas y adolescentes, ya que la píldora se suministrará a partir de los doce años. “Tenemos que recordar, por ejemplo, que fármacos como el levonorgestrel no son inicuos, ya que muestran multitud de efectos secundarios tal y como figuran descritos en la ficha técnica facilitada por el fabricante (náuseas, dolor hipogástrico,sangrado no relacionado con menstruación, depresión, modificaciones del estado de animo y libido, migrañas, palpitaciones, dolor torácico, hipertensión arterial, venas varicosas, exantema, quistes ováricos, nódulos mamarios benignos, secreción mamaria…debe administrarse con precaución en caso de trastornos de función hepática, antecedentes de enfermedad tromboembólica, patología arterial o venosa, migrañas de tipo focal o progresiva, diabetes, antecedentes familiares de cáncer de mama o con nódulos mamarios benignos o mastopatía), haciéndolo incompatible con su distribución sin control médico”.
Al respecto, AES lamenta “la irresponsabilidad que supone el permitir el libre acceso, sin la valoración previa y la consiguiente receta de un facultativo, a una sustancia tan perjudicial para la salud de las mujeres, un medicamento que no está recomendado para menores de dieciséis años y que sólo es seguro en mujeres de 18 a 40 años”.
A su vez, AES pone el acento en la incoherencia del PP al oponerse a que la píldora del día después se dispense a menores sin control médico, mientras que, por otro lado, defiende la legalización del citado fármaco.
“AES, en defensa de la vida, exige no sólo la retirada de la medida sino también la proscripción de este tipo de fármacos”, apostilla el partido socialcristiano.

Anuncios