Madrid 2016, un camelo olímpico

Posted on 4 mayo 2009

0


Se preparan las actuaciones que se harán por parte de las distintas administraciones para apoyar la candidatura olímpica de Madrid 2016. La candidatura olímpica de Madrid ya trae aparejada la aprobación de sumas billonarias para la construcción de infraestructuras deportivas y urbanas. En un país tan corrompido como el nuestro y en una comunidad tan bajo sospecha como la de Madrid, se corre el riesgo de que esas billonarias inversiones reviertan en extraordinarios beneficios a repartir entre comisionistas, contratantes, intermediarios y partidos políticos.

El ejemplo de la Expo sevillana del 92 es el más ilustrativo acerca de un gran evento español que desplegó, extramuros de la legalidad vigente, toda una red de comisiones ilegales, tráficos de influencias y nuevos ricos. Sorprende que el coste de las obras públicas de Madrid 2016 vayan a ser endosadas a los contribuyentes de un país en comatoso estado económico, cuando las posibilidades de que la capital de España acoja en 2016 el citado macroevento deportivo son realmente nulas. Lo peor es que ningún medio de comunicación, ni dirigente político, social y empresarial hayan advertido a la opinión española de que Madrid no tiene absolutamente ninguna posibilidad de celebrar los Juegos del 2016, debido a que los del 2012 ya han sido adjudicados a otra capital europea, Londres. No existe precedente de dos eventos olímpicos consecutivos en el mismo continente, según un criterio no escrito del COI. Y eso lo saben los organizadores, lo conoce el alcalde de la capital de España y también el Gobierno de España. Y sin embargo, se mantiene el camelo de una candidatura sin posibilidad de arrebatar los Juegos a Chicago, Tokio o Río de Janeiro.

¿Por qué entonces se mantiene el espejismo de una candidatura para unos Juegos Olímpicos que Madrid no tiene posibilidad alguna de celebrar hasta el año 2020? ¿Por qué se derrocha un dinero tan necesario en época de crisis? Pues porque la organización de una candidatura olímpica -aunque ésta no tenga la mínima posibilidad- es la manera de hacer caja que tienen los encargados de las adjudicaciones de las grandes obras en ciernes. Y eso, en el Madrid de Correa, de Arturo González Panero y del ‘sheriff’ de Coslada- puede ser aún peor que las ‘pellonadas’ de la Exposición Universal de Sevilla.

Anuncios
Posted in: España, Sociedad