Pastor y Villalobos apoyan una moción de ICV para reprobar al Papa

Posted on 29 abril 2009

0


La Mesa del Congreso admitió este martes a trámite una iniciativa de ICV en la que propone que se reprueben “públicamente” las declaraciones efectuadas por el Papa Benedicto XVI sobre el SIDA y el uso del preservativo en su reciente viaje por África.
Eso sí, la tramitación no fue unánime ya que votaron en contra dos de los cuatro representantes del PP en el órgano de gobierno de la Cámara, informaron a Europa Press fuentes parlamentarias.
El diputado de ICV, Joan Herrera, registró el pasado viernes una proposición no de ley en este sentido en la que reproducía la declaración de condena que el Parlamento belga aprobó por amplia mayoría instando al Gobierno a condenar las palabras “inaceptables” que Su Santidad dirigió contra el uso del preservativo en la lucha contra el SIDA y a protestar “oficialmente ante la Santa Sede”.
En su visita a África, Ratzinger aseveró que “no se puede superar la enfermedad (del SIDA) con la distribución de preservativos” pues, “al contrario, aumentan el problema”.
La propuesta de los ecosocialistas fue estudiada por la Mesa del Congreso, que la admitió a trámite, aunque, eso sí, con el voto en contra del vicepresidente y secretario terceros, los ‘populares’ Jorge Fernández Díaz e Ignacio Gil Lázaro, quienes justificaron su rechazo señalando que la iniciativa ponía en cuestión el papel del Papa, precisaron las mismas fuentes.
Es la segunda vez en apenas una semana que el voto del PP se divide en la Mesa del Congreso ante una propuesta del grupo ERC-IU-ICV. El pasado martes, Fernández y Gil Lázaro rechazaron una petición de IU para que el Congreso acogiera unas jornadas sobre salud sexual en Africa y América Latina, iniciativa que salió adelante con el voto a favor de sus compañeras de grupo, la vicepresidenta primera y la secretaria cuarta, Ana Pastor y Celia Villalobos.
El Parlamento de España se lanza contra el Papa, contra los cristianos y contra el sentido común en la prevención del SIDA (que sólo tiene éxito mediante la educación, la abstinencia y la fidelidad conyugal), con ánimo abiertamente persecutorio. Se trata de una injerencia inadmisible del máximo órgano de representación de los partidos políticos en lo que constituye la más básica misión de la Iglesia: enseñar la doctrina católica, constituyendo un intento de coartar su libertad y una ofensa a todos los católicos.

Anuncios
Posted in: España, Política