Sacerdotes paraguayos acusan a Lugo de “infiel, irresponsable y oportunista político”

Posted on 27 abril 2009

0


Ante la reciente demanda de filiación en Paraguay relacionada al Presidente Fernando Lugo, el Instituto Secular Padres de Schoenstatt en Asunción emitió un enérgico comunicado en el que explica que el mandatario ha demostrado con sus acciones su infidelidad a la palabra empeñada, irresponsabilidad, incomprensión del significado de familia y paternidad, así como oportunismo político.
En el extenso comunicado referido a la conducta de Lugo, quien fuera Obispo de San Pedro, los presbíteros recuerdan que “ser fieles a nuestra palabra hace a nuestra esencia como personas libres y firmes. En la Iglesia Católica nadie es obligado a hacer un voto de castidad ni una promesa de celibato. Ambos apuntan a lo mismo: los consagrados renunciamos a la paternidad biológica, para que nuestra paternidad, al servicio del Reino de Dios, sea más fecunda”.
Además, precisan, “todos somos humanos, limitados y pecadores, pero todos estamos invitados a luchar contra las tentaciones, evitar los pecados y crecer en la vida de la Gracia”. Seguidamente los sacerdotes explican que en el Presidente falló también la “responsabilidad no sólo por nuestros actos, sino también por sus consecuencias”.
“No somos animalitos, esclavos de los instintos; somos seres humanos, dotados por Dios con libertad de voluntad. La consecuencia inmediata de esa libertad es la responsabilidad por lo que hacemos o dejamos de hacer, y también por todas las consecuencias que resulten de nuestros actos y omisiones. Si caemos en pecado, no sólo nos arrepentimos y pedimos perdón, sino que también asumimos las consecuencias, sin buscar excusas baratas o justificaciones pueriles”, añaden.
Los sacerdotes de Schoenstatt explican luego que el tercer valor que no ha sido considerado por Lugo “es todo lo referido a la familia, a los derechos de los niños y menores de edad, y a la paternidad”. “Todos los seres humanos, y especialmente los más indefensos, son hijos de Dios y tienen derechos inalienables. Nosotros no tenemos derecho a privar a un niño de la experiencia de tener un papá, una mamá, una familia bien constituida, de sentirse esperado, amado, valorado. Ningún niño debería tener que descubrir que fue un ‘problema’, una ‘amenaza’ hecha realidad, algo vergonzoso que había que esconder y negar a toda costa. Mucho peor sería por supuesto negarle a un niño el derecho a la vida, cayendo en el crimen del aborto”, señalan.
Asimismo, consideran, “tampoco tenemos derecho a ‘encandilar’ a una menor de edad con la importancia de nuestro cargo, nuestras posesiones, o con promesas que no vamos a cumplir –y mucho menos para usarla como objeto de satisfacción sexual: ¡eso es corrupción de menores! Con el sexto mandamiento, Dios nos recuerda que el bien del hijo y de la familia está muy por encima de todo supuesto ‘derecho’ al ejercicio indiscriminado de nuestro instinto sexual”.
Tras denunciar el machismo como una actitud que denigra a las mujeres y la ausencia de “paternidad en nuestra patria”, los sacerdotes se refieren a “otro antivalor” manifestado por el actuar del Presidente paraguayo, el del ‘oportunismo político’: alabar un reconocimiento tardío y bajo presión judicial como acto valiente, signo de honestidad, etc., ¿no tiene algo de adulación y lisonja en busca de beneficios personales?”, cuestionan.
Los sacerdotes exhortan luego “a todos nuestros hermanos en la fe que recen especialmente por nosotros, sacerdotes y obispos” ya que “estamos expuestos a las mismas tentaciones que todos, somos iguales de pecadores, pero nuestras caídas suelen ser muy estrepitosas, provocan mucho daño y duelen a mucha gente”.
Finalmente, el texto señala que “nuestra mejor respuesta frente a los hechos comentados no es el lamento, sino la decisión firme de luchar por estos valores en nuestra propia vida, dando testimonio audaz y alegre de que se puede vivir con coherencia, que nuestra fe católica no nos lleva a ser reprimidos o mentirosos, sino que es un camino de auténtica felicidad y plenitud de vida”. Así vamos a poder aportar más de un granito de arena en la construcción de un Paraguay cada vez más ‘nación de Dios'”.

Anuncios
Etiquetado: ,